“Orquídeas de un día”

Una obra de la Asistente Social, Directora, Actriz y Dramaturga Claudia Mendía.

Todo transcurre en una oficina de una agencia de marketing y publicidad, es allí donde cada personaje desenvuelve y desnuda lo más oscuro de su ser.  La característica de cada uno de ellos se encuentra en un punto, el deseo de obtener todo inmediatamente. El valor está puesto en despertar ese deseo y satisfacerlo sin plantearse  las consecuencias de sus actos, que son llevados a cabo siempre a cambio de beneficios.

No se tarda demasiado en descubrir que dicha agencia es sólo una fachada de oscuros negocios, promovidos por una persona con poder político y económico, donde se ve involucrada también la tan cuestionada fuerza policial.

Los adolescentes son la presa fácil y clave del negocio que se realiza en las cercanías de instituciones educativas y lugares de alta concurrencia de ese grupo etario; donde nacen y mueren las orquídeas casi sin poder ser percibidas en su esplendor.

El consumo, los enredos sexuales exacerbados, donde todo vale y nada se reprime son circunstancias que rodean la obra.  La ingenuidad de quienes consideran que este tipo de actividades es un negocio del que pueden darse de baja fácilmente como cualquier otro, el futuro  planteado y  pensado como aquello que sucede cinco minutos más tarde, la violencia sostenida y materializada por quien la ejerce y quien cree provocarla; y  el despertar de sentimientos verdaderos, son el condimento que alimenta la puesta en escena de principio a fin.

El público se vislumbra como la sociedad, que puede verlo todo o negarlo todo, de quienes estuvimos allí depende.

Vos que estuviste, de qué sociedad querés ser parte?

 

Comments are closed.